lunes, 30 de mayo de 2011

A MI ESPOSA, CASI POR CUMPLIR 24 AÑOS DE UN MATRIMONIO MUY BENDECIDO POR EL ALTISIMO


RIMAS Y LEYENDAS
Del poeta Gustavo Adolfo Bécker

RIMA IV
(Editada al final a propósito, con la complicidad del poeta que le recitaba al amor)

No digáis que, agotado su tesoro, de asuntos falta, enmudeció la lira; podrá no haber poetas; pero siempre habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso palpiten encendidas, mientras el sol las desgarradas nubes de fuego y oro vista, mientras el aire en su regazo lleve perfumes y armonías, mientras haya en el mundo primavera, ¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance las fuentes de la vida, y en el mar o en el cielo haya un abismo que al cálculo resista, mientras la humanidad siempre avanzando no sepa a dó camina, mientras haya un misterio para el hombre, ¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma, sin que los labios rían; mientras se llore, sin que el llanto acuda a nublar la pupila; mientras el corazón y la cabeza batallando prosigan, mientras haya esperanzas y recuerdos, ¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen los ojos que los miran, mientras responda el labio suspirando al labio que suspira, mientras sentirse puedan en un beso dos almas confundidas, mientras existas tú, mi dulce esposa, ¡habrá poesía!

AL AMOR DE DIOS POR HABERNOS UNIDO, Y AL AMOR IRRESTRICTO DE MI ESPOSA POR ESTE POBRE PECADOR.

Simplemente..., Pedro, el Maskeozo, para su Maskeoza.

domingo, 15 de mayo de 2011

El Apocalipsis de San Juan


Película protagonizada por Richard Harris acerca de la Profecía del Libro de Apocalipsis, en Google Video.

En fin, esta película pretende graficar la historia de los últimos años de la vida del apóstol Juan, cuando estaba en la isla de Patmos. Si bien en el guión impregnado de la fantasía del guionista o director hay casi un 98% de suposiciones como para armar una película comercialmente vendible para el ávido deseo de las personas no cristianas ansiosas de escuchar y ver lo que quieren oír, ni más ni menos, sin embargo, gracias a la experiencia de Holliwood en efectos especiales tenemos algunas escasas escenas bien logradas relatadas en versículos aislados del libro de Apocalipsis que aquí logran trasladarnos a relampagazos hacia la visión de Juan.
Aunque muchos de nosotros somos ayudados en nuestra fé por el Espíritu Santo, no solo para creer, sino también para llegar a comprender de acuerdo a nuestra propia y limitada comprensión y entendimiento aquellas escenas vistas por el privilegiado apóstol, en nuestro íntimo ser deseamos poder ver siquiera la sombra de las cosas celestiales, mayormente las concernientes a los últimos tiempos relatadas en los libros de Daniel y el Apocalipsis.
Esta película logra llevarnos, si bien mínimamente, en algunas escenas como los 24 ancianos, el Cordero como inmolado, la multitud vestida de ropas blancas (bien poca multitud, por cierto), y cómo no, la escena en que el apóstol cae rendido ante la Presencia del Señor Jesús, entre breves cosas.
El resto de la película es otro culebrón de Holliwood hecho para agradar, y no para llevar algún mensaje de evangelismo, basado solamente en pasiones humanas como el odio, el rencor, la intriga, y un desfigurado apóstol al que se le trata de acomodar una personalidad más propia de un religioso inconverso. Acompañado, además, de una paralela historia obvia de amor que termina con el beneplácito de lpretendido apóstol, cual celestino, quien aprueba con festiva anuencia el reencuentro final del amor de la pareja principal de la historia.
En resumidas cuentas, resulta ser un guión digno de un culebrón de las tres de la tarde, con el pretexto del Apocalipsis, cuestionando por boca de los pretendidos cristianos protagonistas la voluntad divina en las cosas de la vida, tal como lo hace cualquier película, tratando de imponer, nunca la voluntad perfecta de Dios, sino las filosofías o paradigmas propios de cada director o guionista de cine.
Para poder ver las escenas un tanto logradas, brevísimas por lo demás, es necesario tijeretearlas con el MoviMaker y armar una presentación muchísimo más breve para comentar el poco contenido gráfico mas o menos entendible acerca de la Visión de Juan.
Demás está decir que la película y el guión de bíblicos no tienen nada más que una excusa, y lo único rescatable son unas brevísimas, pero bellas escenas apropiadamente bíblicas un tanto bien logradas...

comentario, © Yoelidio, ministerios renacer, 2011.